Defensoras

 

Protección de defensoras de derechos humanos.

La Corte reconoce el reporte que se hizo respecto del hostigamiento y las amenazas a las y los representantes de familiares de las víctimas, así como a las organizaciones de la sociedad civil. A esta situación es necesario sumar a las y los periodistas que han dado seguimiento a estos casos y que han visto su integridad personal en riesgo. La Corte también reconoce que esta situación se ha recrudecido con la difusión y presión nacional e internacional en torno al feminicidio, pues localmente se ha utilizado esa información para argumentar como el trabajo independiente de periodistas y defensoras agravia a Ciudad Juárez, creando un entorno de riesgo para defensoras y periodistas. La opinión pública que se ha ido construyendo desde los poderes locales en Chihuahua es contraria al derecho de defender los derechos humanos. A ello hay que añadir también el contexto de escalada de violencia, que resulta de la militarización de la zona, y del incremento de los enfrentamientos de la delincuencia organizada en Ciudad Juárez.