Contexto

La Corte concluye que en Ciudad Juárez existe un contexto de violencia contra las mujeres que enmarca los hechos analizados en el caso. Constata que desde 1993 se han incrementado los homicidios de mujeres en esa ciudad, influenciados por una cultura de discriminación contra la mujer. En los motivos, las modalidades y también en la respuesta del Estado ante estos crímenes documenta la discriminación motivada en el sexo de las mujeres, y destaca su incidencia en:

Las respuestas ineficientes y las actitudes indiferentes en cuanto a la investigación de dichos crímenes por parte de las autoridades.

Los mayores niveles de impunidad en los casos de homicidio de mujeres con características de violencia sexual.

Los altos grados de violencia, incluyendo la violencia sexual en algunos de los crímenes documentados. Esto más allá de que se observe que no existe firmeza respecto de las cifras –aún más, que hay contradicciones en las cifras presentadas por el propio Estado- en torno a los homicidios de mujeres en Ciudad Juárez.

La perpetuación de la violencia contra la mujer en Ciudad Juárez.

Si bien la Corte no puede atribuir responsabilidad al Estado sólo por el contexto, sí advierte la importancia que tiene el esclarecimiento de los hechos del contexto para las medidas generales de prevención que debería adoptar el Estado a fin de asegurar los derechos humanos de las mujeres y niñas en México.

Para el análisis de la sentencia, la afirmación respecto del contexto tiene relevancia singular por tres razones principales:

1) la conclusión de la Corte pone fin al alegato de las autoridades mexicanas en el que niega que lo que sucede en Ciudad Juárez sea violencia contra las mujeres, buscando excusarse de la responsabilidad por ello;

2) porque a través del análisis de los hechos de contexto, la Corte expone elementos y metodología para determinar las características que constituyen la violencia contra las mujeres –a través de las particularidades para el caso de Ciudad Juárez- desde un análisis jurídico, fortaleciendo así la doctrina y la investigación sobre el derecho de las mujeres a una vida libre de violencia; y

3) por los mayores alcances que tiene la aclaración del contexto para determinar la gravedad de las violaciones en los tres casos particulares aquí estudiados.

La manera como el Estado mexicano alega su supuesto cumplimiento de las obligaciones y los elementos que la Corte toma para desmentirlo y condenarlo por su responsabilidad, al no garantizar la prevención, investigación y sanción de la violencia contra las mujeres, son aspectos de gran valor para documentar y definir las estrategias para el seguimiento del cumplimiento de los resolutivos de esta sentencia, así como para documentar el efectivo cumplimiento por parte de cualquier otro Estado de las obligaciones para garantizar el derecho de las mujeres a una vida libre de violencia.